lunes, 13 de octubre de 2008

Sillón engualichado

¿Sabrá el tapicero que lo compró que ese sillón tiene un gualicho? Además de haberse vuelto viejo, alguien lo engualichó, estoy segura. Sino, ¿cómo puede ser? Durante tres generaciones cumplió con su cometido una y otra vez. Nunca falló. Y a pesar de todo se guardó todas las mañas. Y hasta se llevó consigo todas las historias que aquellos años obligaban a ocultar. Quizás sea eso. De pronto ya no había qué ocultar, entonces su encanto se apagó. Su hechizo se desdibujó. Y ya no sirvió más. Por eso se vendió.

Era el sillón casamentero de la familia. Ahí se sentaron mis bisabuelos maternos antes de casarse. Allí fue donde mi abuelo le robó el primer beso a mi abuela. Y las hermanas de mi abuela engancharon a sus novios y futuros maridos. En ese sillón, además, mi mamá lo apuró a mi papá para casarse. Era algo así como el amigo cómplice de las mujeres de la familia, el confidente. Era el que las ayudaba a no quedarse solteras.

Ahora entiendo. O no, mucho no entiendo. “No vayas al living”, me advertía mi mamá, medio en broma, medio en serio, cuando me visitaba mi primer noviecito de adolescente. No quería que me sentara en el sillón, supongo. Pero no se dio cuenta que no tenía que decir nada. Porque entonces yo más quería ir al sillón con ese novio. Y con el siguiente también. Así lo hice: con uno, dos, tres… bueno, unos cuantos noviecitos. Hasta que me fui de casa. Por eso se rompió la racha del sillón. O alguien lo engualichó. No sé. El tema es que dejó de servir, aunque sus amplios respaldos y almohadones seguían intactos (y cómodos), a pesar de los años. Por algo el mes pasado mi mamá decidió venderlo, ¿no?

9 comentarios:

Martina Delacroix dijo...

Lore, me encantó. Sobre todo la primera parte, con un marcado estilo policial.
Besos.

cami dijo...

cuando tiene que pasar cualquier silla sirve pal enamoramiento, aunque ese sillon debe ayudar.....

Juanjo Domínguez dijo...

¿Por qué Malena lo vendió? Estaba bueno ese sillón. Yo me senté ahí varias veces cuando era chico. No sabía que estaba engualichao y que esa habitación de tu casa hacía las veces de living del amor de Roberto Galán. Con más razón, creo, no había que venderlo. Beso.

Malena dijo...

¿Por qué lo vendí? Porque no sabía que era tan importante para mis hijos. Porque, además, tenía miedo que hablara. ¿Se imaginan si el sillón empezaba a hablar?
No quisiera saber nada de lo que hicieron allí mis abuelos. Menos mis padres y meeeeeeeenos... mis hijos. Pero sobre todo, lo juropordios! no quisiera nunca que ni mi marido, ni mis hijos... escuchen lo que ese sillón diría de mi. Un beso. Malena

el Rafa dijo...

Que linda historia. Malena ya explico sus motivos.
Y si ahora no te casas nunca Lore? :P

Lorena Tapia Garzón dijo...

Y... yo creo que voy por ese camino, Rafa. Y por eso creo también que mi vieja lo vendió, aunque no lo reconozca en público.
Juanjo: ese sillón tiene muchas historias más que las amorosas, es verdad. Aun así, menos mal que no habla!
Camilo: Claro que pal enamoramiento no importa el sillón, la silla o lo que sea que se encuentre en ese momento, el tema es la tradición que ese sillón tenía y que por algún motivo yo rompí.
Martu, ¡gracias! Es medio policial la cosa, tenés razón: ¿me caso? ¿no me caso? suspenso...

el Rafa dijo...

Buen momento para que inicies una tradición… ahora tendrías que elegir con cuidado el lugar donde pidan casorio así no termina siendo en un Mc Donals :P

belen dijo...

Hola Lore, nunca estuve de acuerdo con la venta de ese sillón, siempre me gustaron las cosas antigüas, y más aún sabiendo los secretos que se llevaba consigo. Al contrario de tu experiencia, tu mamá, siempre me alentó a que me sentará en ese sillón, yo no entendía muy bien el "por que" hasta que me contó acerca del "gualicho", y creo que de repente con José dejamos de sentarnos ahi.
La verdad sentí mucha pena el día que no lo ví más, aunque tengo que reconocer que quedo muy bonito tu nuevo linving del amor, y aunque creas que este nuevo sillón no tenga esa magia, te digo que si no te casaste con el otro sillón, este va a ser un tanto más efectivo, asi que estoy segura que tu mamá pensó en vos, en sus hijos y seguro que en el nieto que tanto reclama, cuando lo compraba.

Lorena Tapia Garzón dijo...

Belu, el reclamo del nieto debe ser para vos y José... Son uds, además, los que tienen más chances de usar el sillón nuevo que, encima, aun no conozco. Por cierto, ¿ta cómodo? Después me contás los detalles, ¡ja! Besos.