sábado, 22 de noviembre de 2008

¡Qué vergüenza!


Una vez más, Tucumán es noticia de la vergüenza. La misma que siento cada vez que me preguntan cómo puede ser posible que un represor como Antonio Bussi haya sido gobernador electo. La misma que siento cada vez que escucho a tucumanos decir que con Bussi y el Malevo Ferreyra, al menos, había más orden en la provincia. Dejo, aquí, extractos de "Un clásico de la mano dura", una columna del periodista Luis Bruschtein, a propósito del suicidio vergonzoso y televisado de este cobarde que ocupa hoy las tapas de todos los diarios (de pronto no puedo dejar de recordar el llanto mentiroso e indigno del general).

"El Malevo había hecho escuela durante la dictadura. Había aprendido junto a Bussi que quien tiene el poder, tiene todo. Había visto cómo se despersonalizaba a los prisioneros, cómo se los torturaba y cómo se los asesinaba. El que tiene el poder es más que las personas comunes. Es el ángulo primitivo sobre el que se basa la mano dura, el espíritu glorioso de los linchamientos.

Para algunos tucumanos, el Malevo era el héroe de la lucha contra la inseguridad. Un paladín de la ley, como dijo Bussi. La brutalidad como símbolo del orden y el progreso. Un hombre violento y descontrolado empujando el progreso. Una imagen que se propone todos los días en todo el país. El progreso de la mano de la brutalidad. También era la idea básica de la dictadura, de todas las dictaduras. No es tan casual que en este caso se entrelacen en la misma figura."

¡Qué vergüenza!

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué verdgüenza! Pero es mejor sentir la dignidad de la vergüenaza que la cobardía de la complicidad.

Javier dijo...

¿La "dignidad de la vergüenza"? Me resultan un poco contradictorios ambos conceptos. Algo así como el calor del frío, o el día de la noche...

Entiendo que, como plantea el artículo, hay mucha gente que reivindica a este hombre como el sheriff que protege a los buenos ciudadanos de los bandoleros; como al tipo que hace el trabajo sucio; como el salvaje puesto a disposición de la civilización, las buenas costumbres, la raza blanca, el orden, la limpieza...

Lore, muy bueno el post y muy interesante el artículo que compartiste.

Besos

Psicologa con problemas dijo...

como tucumana... me dio nuevamente verguenza! pero es asi... muchos lloraron la muerte dl malevo... y otros tantos la sentencia de bussi.

que espanto!

TucuMALA

Lina Masaki dijo...

Bueno, eso de la dignidad de la vergüenza a mí también me suena como letra de Arjona.
Ya no sé si siento vergüenza... sólo me entristezco enormemente cada vez que escucho a los grandes decir que antes se estaba mejor. Que si ahora pasara lo que pasaba antes no estaríamos pudriéndonos en la inseguridad.
Me da pena. Conozco y quiero mucho a personas que tienen problemas en esta sociedad tucumana cerrada de mierda justamente por ese mismo pensamiento cuadrado.

Por otra parte, Crónica. Ay, Crónica. Qué puedo decir yo, como incipiente periodista. Nada, que de puro morbosa vi las imágenes del suicidio y me puse mal, muy mal. No pueden. No pueden hacer eso.

En fin, se equivocó el sheriff al pensar que la muerte iba a ser mejor que la cárcel. Ahora se debe estar lamentando en el infierno. De cualquier modo, quiero creer que está teniendo su merecido.

Anónimo dijo...

Mi nombre es Martin Banegas, cuando Bussi gano las elecciones no escuche quejas de fraude, muchos apoyaron al ex comisario Ferreyra, pero es por que los delincuentes tienen derechos humanos pero los trabajadores no los tenemos por eso hay muestras de apoyo a este tipo de gente.
Ademas que tenemos que hacer con los montoneros de antaño que hoy se pasean como si nada. Ellos tambien ponian bombas y mataban gente.

Anónimo dijo...

Javier: no sé qué quiso poner "anónimo", pero leyendo lo que escribió Lorena, yo también lo pondría. Agamben tiene un capítulo en su libro "la vida desnuda", o la "nuda vita, sobre la vergüenza. Agamben es un filóslofo actual, lector de Benjamin, de Hanna Arendt, de Primo Levi -muchos de ellos sobrevivieron a la shoá, o dedicaron su vida al estudio de campos de concentración -privilegio del siglo XX- Él habla de la vergüenza, así como la enuncia Lorena. Vergüenza de aquellos que por conservar el sistema, miran para otro lado, a sabiendas o no, por complicidad conciente o inconciente, porque en el 76, por ejemplo, gritábamos el gol de Kempes mientras el Malevo Ferreira mataba a Alsogaray y torturaba y violaba a tantos otros, porque la ciudad estaba limpia y florecía el turismo en Tucumán - y la seguridad, por supuesto - mientras nuestros amigos desaparecían, porque durante el menemismo viajamos al mundo, pagábamos viajes a Miami, al caribe, comprábamos autos, mientras la mayoría de nuestros semejantes o muy próximos caían del sistema. Eso es para tener vergüenza. Aunque en ese momento no te hayas dado cuenta. Cuando "caés en la cuenta", cuando comenzás a contabilizar lo que pasó mientras mirabas el mundial, si tenés vergüenza, es una vergüenza digna. Cuando Lorena dice ¡Qué vegüenza! Creo que, como dice "anónimo", se trata de la dignidad de la vergüenza. Malena

Lorena Tapia Garzón dijo...

Martín Banegas, ¡qué vergüenza!

Javier dijo...

Es increíble esto de justificar a un represor y genocida, argumentando que nunca ganó unas elecciones mediante el fraude. Si vamos por eso, el triunfo electoral de Hitler tampoco fue fraudulento. Sin embargo, no pasó a la historia como un político brillante sino como un monstruo acecino. Lo mismo que pasará con Bussi y Ferreira.

Tampoco entiendo, sinceramente, esto de colocar al "Malevo" como un protector de los trabajadores. ¡Por favor! ¡Lo único que falta!

Malena, ahora entiendo el concepto. Gracias por desasnarme.

Saludos

Gaby Baigorrí dijo...

Me toco ver la noticia en Jujuy, muchos informativos nacionales lo presentaron como un justiciero(?). Yo prefiero llamarle delincuente, y pude aclarárselo sólo a algunos. Yo también sentí verguenza y pena, mucha pena.
Besos

Maby dijo...

Sí, a mí también de a ratos se me viene la vergüenza, y de a ratos una inevitable bronca. El Malevo, ese siniestro cowboy fue un asesino sin límites y gran parte de esta sociedad (la de siempre) su cómplice. Pero me parece que esta vez, el Malevo dio un paso más, porque se fue con un discurso político y con pretensiones honoríficas, sabemos que dentro de las fuerzas policiales suicidarse es un honor porque impide de alguna forma la delación. Pero así no, delante de las cámaras y delante de sus hijos como sólo lo hace un cobarde, una lacra. Y aún lo siguen defendiendo, lo siguen pensando como un héroe, siguen negando la dignidad y el honor de lo que implica ser un ser humano.
Además me parece que eligió un momento muy particular del país, justo ahora que reflotó tanto pensamiento facho y se volvió común dividir al país entre montoneros o gente políticamente correcta. Eso es lo que más bronca me da, todo lo que este tipo dijo antes de pegarse el tiro. Un abrazo a todos, menos a Martín Banegas. A él que lo abrace Bussi.

Maby dijo...

Sí, a mí también de a ratos se me viene la vergüenza, y de a ratos una inevitable bronca. El Malevo, ese siniestro cowboy fue un asesino sin límites y gran parte de esta sociedad (la de siempre) su cómplice. Pero me parece que esta vez, el Malevo dio un paso más, porque se fue con un discurso político y con pretensiones honoríficas, sabemos que dentro de las fuerzas policiales suicidarse es un honor porque impide de alguna forma la delación. Pero así no, delante de las cámaras y delante de sus hijos como sólo lo hace un cobarde, una lacra. Y aún lo siguen defendiendo, lo siguen pensando como un héroe, siguen negando la dignidad y el honor de lo que implica ser un ser humano.
Además me parece que eligió un momento muy particular del país, justo ahora que reflotó tanto pensamiento facho y se volvió común dividir al país entre montoneros o gente políticamente correcta. Eso es lo que más bronca me da, todo lo que este tipo dijo antes de pegarse el tiro. Un abrazo a todos, menos a Martín Banegas. A él que lo abrace Bussi.

Talleyrand dijo...

lo de crónica no me pareció mal. Los tipos filmaron y listo..lo q estuvo mal es pasarlo y pasarlo...lo de defender a ferreyra...bueh...lore yo ese tipo de cometnarios ni hay que contestarlos, solo basta con ver el blog de ese pibe, ya que una vez puso un coment similar en el mio y entré al suyo..una locura lo de ese pibe...
ferreyra violo, mato, torturo...no se q mas le quedó por hacer al hijo de puta...lo malo es que tucumán quedó como pegado a la imagen Bussi guerrilla dictadura y nada mas, una cagada.

Lina Masaki dijo...

Lamentablemente, aunque Javi opine lo contrario, yo creo que hay tanta gente ignorante en Tucumán que el Malevo pasará a la historia como un justiciero.
Es más, la gente es tan pero tan ignorante que el tipo será una leyenda, la gente le pedirá cosas y le prenderá velas (bueno, si lo hacen con Gilda...)

Dios mío. Espero no toparme nunca con un devoto del Malevo.

el Rafa dijo...

Vergüenza, tristeza e incredulidad Una compañera mía aventuro muy suelta de cuerpo: “en la época del malevo los únicos que tenían que tener miedo eran los delincuentes. Ahora tenemos miedo los que somos laburantes”. Me sentí cansado y desesperanzado, la piba tiene menos de 20 años.

((Cioran el pirata)) dijo...

***********************************
las personas una vez muertas parecen pasar a ser "Buenas personas", y el tipo hizo las veces de juez, abuso de su autoridad, en fin, en lo que a mi concierne un LOQUITO, esta en la misma mesa tomando un cafe que Patti y Rico...., EXISTEN AQUELLOS QUE SE CREEN DUEÑOS DE LA VERDAD.

SALUDOS

Anónimo dijo...

La verguenza es menor. La bronca y el dolor existen...pero se esconden en un segundo plano. El concepto digno de la verguenza no mas que una justificación de un pensamiento racional y hasta veces inconciente. El punto clave esta en el retroceso de una sociedad, que se caracteriza por su altura emocional pero que no tiene mucha memoria. No hubiera sido mejor titular. ¡ Que lástima!
M.-

Analía dijo...

bien muerto está Ferreyra. La cobertura periodistica fue nefasta, siempre apuntaando al morbo.

Julio dijo...

Lore, ánimo. No todo está perdido. Al menos se mueren. Ya se, de a uno. Pero se MUE-REN.

Después, insisto: Crónica estuvo donde tenía que estar. Engolosinarse, ya está de más. Es más, creo que pasaron el video hasta el lunes.