martes, 15 de diciembre de 2009

Árbol


Le cocí cada una de sus vértebras. Derramé savia en sus venas. Susurré, canté y bailé en cada uno de sus brotes. Y ahí quedó, sublime, quieto y ventajoso.

El árbol crece, dicen, pero el mío se mantiene inmóvil. Los espejos rotos danzan esparcidos por la pared, el color de las piedras se ahogan cada noche en tierra blanca y maciza, mientras la lluvia riega sus pétalos, el sol derrapa en sus ramas, y la luz se estremece en sus tallos.

El árbol crece, dicen, pero el mío se mantiene inmóvil, expectante, a la espera del girar de mis llaves en la puerta de entrada.

5 comentarios:

el Rafa dijo...

No tenia esa faceta artística...
Esta piola el árbol.

Paula dijo...

¡¡que árbol mas pintoresco!!! esta muy lindo Lore. besos.

Anónimo dijo...

Muy buena la prosa. También el árbol.

Juan Pablo dijo...

Gran obra de arte.

Colorita dijo...

Qué lindo! Vivan las cerámicas, los espejos, el arte... y los árboles.