sábado, 27 de septiembre de 2008

Infidelidad pactada

“¿Sos MBA?”, pregunta un hombre de traje en un conocido after office. “Sí”, responde ella, sabiendo que él también lo es. No hablan de sus estudios, a pesar de que las siglas, en inglés, son conocidas por su referencia a los postgrados de Administración de Negocios (Master in Business Administration). Hablan, sí, de su condición de “Casados, pero disponibles” (Maried but available, en inglés).

Se trata de un nuevo código que utilizan los infieles en su táctica para conseguir relaciones casuales, que empezó a utilizarse en Estados Unidos, pero de a poco fue difundiéndose en Latinoamérica. Los códigos son tan pactados como las mismísimas infidelidades, una tendencia que crece cada vez más en las parejas.

¿Infidelidad pactada? Sí, pactada: la pareja acuerda que ambos tienen permitido uno que otro desliz amoroso. Y desde allí, dicen, sostienen su relación de amor, pero de libertad al mismo tiempo. A veces el acuerdo es directo y hasta charlado. Otras se mantienen en silencio, pero tanto uno como el otro sabe y acepta las reglas del juego.


Nota: ¿No es genial? La nota completa, aquí.


4 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
cami dijo...

perdon¡¡¡ pense que el comentario no era publicado
saludos de vuelta
camilo

Lorena Tapia Garzón dijo...

Jaja, todo bien... Saludos!

el Rafa dijo...

Yo siempre trate de diferenciar fidelidad de “exclusividad sexual”… o sea si te aviso que eventualmente me voy a encamar con otra no hay infidelidad: EL QUE AVISA NO TRAICIONA.
Una vez tuve una relación que duro unos ocho meses en la acordamos tener aventuritas, pero pusimos la salvedad que no sean relaciones… es decir que sea realmente sexo casual. Funciono bien.