jueves, 2 de abril de 2009

“Visiblemente emocionado”

Rep

Así estaba, según los medios, Carlos Menem cuando fue al Congreso a despedir a Raúl Alfonsín. "Visiblemente emocionado". Pobre. La verdad que parecía que moqueaba, que se descomponía en cualquier momento. Hasta le dio un besito en la frente al fiambrecito. ¿Que qué? ¿Quién fue el que pensó que no estaba realmente consternado por la muerte de Alfonsín? ¡Schittt!, no sean tan maleducados. Hay que respetar en estos casos el dolor del otro, che. ¿Ustedes creen que cuando se acercó al cajón, en realidad, se vio a sí mismo ahí tendido? Bueno, convengamos que está viejito, pero… Sí, ya sé que es posible que ya sepa que su hora está cerquita, pero no le hagan saber de antemano que no tendrá tanta despedida masiva en el Congreso, por favor, sean respetuosos. Sí, claro, pobre viejo cabrón, quizás un poquito de reconocimiento por su "honestidad", su "democracia", su "honradez", su "respeto por las instituciones" y su papel de "defensor de los Derechos Humanos" tenga… ¿Ah, no? Sí, ya se que nos cagó, pero… Pobre viejo “visiblemente emocionado”, che.

4 comentarios:

Mi persona dijo...

Casualmente ayer me detuve en la imagen de Menem mirando hacia adentro del cajón y me reí Lore, parecía que estaba midiendo el lugar en el que debía caber él. En cuanto a estaba consternado o no... ja, tiene sentimientos?.

Anónimo dijo...

Casas más, casas menos, igualito a mi Anillaco...

el Rafa dijo...

YO quisiera ir a despedir el cuerpo del riojano... pero seguro me meten preso por escupir el cadáver de un ex presidente.
Beso señorita.

el_iluso_careta dijo...

irá alguien????